CASTILLO DE KARLSTEJN

Pincha en las imágenes para ampliar.

Carlos IV (s. XIV) brilla por “méritos” propios en la historia de Bohemia. Su impulso cultural y político a la región perdura con el paso de los años a través de la maravillosa arquitectura que ha hecho famosa a la República Checa y en concreto, su capital. La elección de la ciudad como capital del Imperio fue definitiva en este sentido. 

Pero la mano del emperador se dejó notar más allá de la capital. Un magnífico ejemplo en este sentido es el castillo de Karlstejn, perdido entre bosques y montañas, al suroeste de Praga. 

La primera piedra del castillo se colocó el 10 de junio de 1348 (por cierto, año en que la Peste Negra asolaba Europa) bajo la bendición del mismísimo arzobispo de Praga, un tal Arnost de Pardubice, buen amigo del Emperador, o solo de su poder. La construcción se extendió hasta 1357, momento de la consagración de la capilla de la “Marian Tower”. Aunque la arquitectura que vemos hoy día es fruto de numerosas reformas.

 El objeto del castillo no era defensivo. Aunque no es parco en situación y elementos aptos para la guerra, las joyas de la corona y reliquias sagradas serían sus principales habitantes. Así como lugar de descanso para el propio emperador. Ello motivó una nutrida fama para el lugar. Lo cierto es que no fue hogar regio durante mucho tiempo. El hijo de Carlos IV, Vaclav IV, que por lo visto no era tan agudo como el padre, fue el último monarca que residió en el castillo. Quedando el susodicho como mero receptáculo fortificado para los brillantes adornos de los monarcas germanos.

 A no mucho tardar, el hermano de Vaclav IV, Zikmund, por miedo a que las joyas cayeran en manos de los Hussitas (1), llevó estas al castillo de Tocnik y Karlstejn, no volvió a verlas. En 1796 las joyas fueron depositadas en Nuremberg y actualmente se hallan en Viena.

 Por cierto que el primer conflicto armado que vivió el castillo fue un asedio a manos de estos Hussitas. El asedio duró más de siete meses y el castillo fue bombardeado con grandes piedras y barriles con pólvora más excrementos, pero resistió.

 

Vista de la villa a los pies del castillo.

(1) Movimiento herético y reformista iniciado por Johan Huss entre los siglos XIV y XV.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: