CASTILLO DE CRAIGMILLAR

En ruinas, pero no ruinoso, el castillo de Craigmillar se alza en una redonda colina, plagada de pastos, a una hora en caballo de Edimburgo, tal y como nos cuentan las crónicas.  Su imponente silueta se aprecia desde Holyrood, el punto más alto de la ciudad, un hermoso enclave natural que los escaladores han conquistado como zona de prácticas.

La historia de la fortaleza se remonta al siglo XIV, de la mano de la familia Preston, barones de Graigmillar y se extiende hasta el XVI, momento en que pasa a manos de Sir John Gilmour, otro Lord, que lo reforma considerablemente. Con la partida de los Gilmours, en el siglo XVIII, el castillo entra en ruina progresiva.

A lo largo de sus tres plantas, que conservan la techumbre más las mazmorras y numerosas escaleras y recovecos la visita al lugar es harto evocadora.   


Vista de la torre principal y sección de la muralla desde el Noreste.

Restos de la capilla.

 

 

Curioso “pasamanos” y entrada a las mazmorras.

 

Entrada al recinto, a la izquierda.

Vista de la fachada principal del castillo, orientada hacia el norte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: